Inicio                                                                                                                                      Sábado, 25 de Octubre de 2014
Última Hora
 16:29
Sube: Tomás Higuero, CEO de Aire Limpio
   
 12:34
Sube: J. Manuel Machado, presidente de Ford España
   
 12:33
Baja: Manuel Fernández Sousa, expresidente de Pescanova
   
 12:31
Sube: Manuel García-Durán, presidente de Ezentis
   
 

    El 'Valle del Juguete' vuelve a ser atractivo para fabricar

Inés Oria
ALICANTE.
El mítico enclave alicantino, donde se llegó a concentrar prácticamente la mitad de la industria del juguete en España, parece que se recupera poco a poco tras ir cayendo en ejercicios sucesivos a causa de las deslocalización hacia países asiáticos.

Pero ahora algunas juegueteras están reubicando parte de su producción en esta zona. El principal motivo es que ya no es tan rentable tener toda la producción en países como China, ya que factores como el precio del petróleo, los gastos de logística derivados o incluso el precio de la mano de obra, aconsejan repartir la fabricación en dos o más enclaves, según fuentes del sector.

La Comunitat Valenciana ha sido conocida, históricamente, como la zona por excelencia en cuanto a producción de juguete tradicional. En Alicante, concretamente, se sitúa el conocido como ‘Valle del Juguete’, un área que engloba los municipios de Onil, Ibi, Biar, Tibi y Castalla y que se caracteriza por la concentración de empresas que fabrican estos productos (la Comunitat Valenciana aglutina cerca del 40% de las empresas jugueteras de España). Pero se trata de un sector que el pasado ejercicio cayó cerca de un 10% y que en los últimos años ha visto como parte de su producción se deslocalizaba a países asiáticos. Ahora, se está empezando a registrar un tímido retorno de la producción.

Por ejemplo, la catalana Educa Borràs ha decidido recientemente centralizar en su filial Fábrica de Juguetes, ubicada en Ibi, la sede de Scalextric en España, marca de la que desde hace unos meses tiene los derechos de explotación comercial en nuestro país. Según la compañía, estas instalaciones disponen de la capacidad de fabricación necesaria para poner en el mercado a corto plazo los artículos que hasta ahora se manufacturaban en China.
También Industrial Juguetera (Injusa), decidió el año pasado desplazar toda la producción a sus fábricas de Ibi tras ocho años fabricando en el país asiático.

«El Valle del Juguete concentra un conocimiento y una industria auxiliar que permite mucha flexibilidad. Esto es algo fundamental para esta industria que tiene que abastecer el 75% de su producción en poco más de seis semanas. Por eso, todavía es una zona muy interesante tanto para empresas españolas como extranjeras», afirma José Antonio Pastor, presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) que también asegura que en los últimos años la Comunitat Valenciana ha visto como algunas empresas apuestan por volver a fabricar aquí determinados productos.

«Cada vez más empresas apuestan por la opción de tener un pie aquí y otro en China porque traer toda la producción a la Comunitat es un desembolso muy importante. Además, las circunstancias externas al sector a nivel mundial pueden variar en cualquier momento y hacer que deje de ser rentable mantener toda la producción en un solo país», continúa el presidente.

Las circunstancias externas a las que se refiere Pastor son: el tipo de cambio, el coste de la mano de obra (que en países como China está empezando a aumentar), el precio del petróleo y el del transporte. También el incremento de la seguridad en los productos ha hecho que el precio de los juguetes fabricados en el gigante asiático haya aumentado. «Hemos presionado mucho a China para que cumpla con los requisitos de seguridad y ese cumplimiento conlleva unos costes» señala Pastor.

Así, los fabricantes de juguetes piden al Gobierno que desarrolle políticas de apoyo a la competitividad para que las empresas españolas puedan retornar a España la producción que hace años se desvió a terceros países. «Ahora corre un ligera brisa que, si se acompaña con factores internos de competitividad, se convertirá en un viento que impulse nuestra industria y ayude a crear puestos de trabajo», recalca.

Lee el reportaje completo en la edición papel de Dossier Empresarial. Cada viernes, en tu quiosco




Web diseñada por Soft Obert SLL                                                                  Copyright 2008 GRUP DOSSIER | Todos los derechos reservados   redaccion@dossierempresarial.com | Publicidad